Los arquitectos

A una persona a una chelista ahí en lo que es el foro de la fuga hay uno en lo que le llamarían el ojo del agua antes decían los viejos que para que pudiera haber buena producción de agua todos los años había que ahogar a un niño.

Ya en nuestros días es más común toparse con la gente escéptica porque a fin de cuentas es más fácil no creer en nada que enfrentarse a lo desconocido Ana mujer que preparaba un concierto estos asuntos de fantasmas y apariciones no le causaban ningún temor

Esta chelista llego diciendo que ella no creía en esas cosas, a partir de que ella dijo eso empezó a ensayar y su arco se le quebró y saco otro arco el chelo se le resquebrajo.

-La risa del niño provenía de diversos puntos del escenario aquella mujer quiso hacerse la valiente y mantenerse en su postura de escéptica sin saber lo que le esperaba hasta este momento todo puede sonar muy natural el instrumento debido al gran desgaste de los mismos pero la risa insistente del niño comenzaba a causar cierto temor en la mujer

Los arquitectos– Y para salir a lo que es la huerta aquí en los arquitos hay varios escalones, cuando se resbalan en los escalones lo más sencillo y notable es que te caigas para atrás ella callo hacia adelante y se fracturo todo lo que es su brazo hasta la punta del pie y ya no pudo tocarlo

Al escuchar los lamentos y los gritos macabros los trabajadores corrieron en auxilio de la mujer encontrándola en la parte baja de las escaleras golpeada y con el brazo totalmente deshecho.
Aquel niño había demostrado su existencia y se manifestaba de manera trágica

-Ella dice que cuando se callo escucho claramente la risa de un niño.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: