Leyenda de la hiena y la liebre

Las cosas no siempre so lo que parecen y las hienas no siempre odiaron a las liebres. La pelea comenzó hace muchísimos años en África y fue básicamente por un pescado, pero detrás de eso estaba la codicia y malicia de la hiena que traicionó a su amiga para salir beneficiada por mucho tiempo, pero terminó castigada para siempre.hiena

La hiena era la mejor amiga de la liebre y siempre se veían, salían juntas, compartían cosas y demás. La liebre iba a pescar todos los días y traía consigo buenos pescados que lograba sacar del río, pero la hiena no siempre tenía algo pescado y por eso usaba su inteligencia para quitarle la comida a su amiga. Un día llegó la liebre con un pescado enorme que dudó en mostrárselo a la hiena porque se dio cuenta de que terminaría dándoselo de ser así. Sin embargo, por su buen corazón le mostró su pesca a la amiga y hasta le ofreció darle un poco luego de empezarlo.

Lo primero que dijo la hiena era una estrategia que muchas veces le había funcionado, que se lo diera porque no podría comerlo, ya que su estómago era muy pequeño y el pescado tan grande, en caso de decidir quedárselo se iba a pudrir. La liebre notó la extraña jugada de su amiga y le dijo que lo ahumaría para que no se pudra y así lo comería de a poco sin ningún apuro, luego se fue para ahumar el pescado.

La liebre se hizo la dormida junto a la parrilla con brasas y en ese mismo momento pasó la hiena para robarle la comida rápidamente sin que se dé cuenta, pero estaba fingiendo que dormía y por eso la atrapó. Le dijo entonces la liebre cosas horribles a su amiga y le tiró la parrilla encima cayéndole brasas que quemaron partes de su piel, por eso es que tiene manchas su pelaje que antes era completamente marrón. Nunca más se volvieron a ver las amigas y desde entonces las hienas odian a las liebres.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: