El gardenia

Esta es la leyenda de una mujer ya fallecida, su cuñada nos cuenta lo acontecido en un pueblo cercano a la ciudad. Hace muchos años Carmela era pretendida por un hombre muy extraño.

Toña: Esa Carmela quien sabe en que pasos ande pero pues yo no soy nadie para llamarle la atención.

Carmela ¡Toña! Me acompañas a ver a El gardenia.

Toña: mira Carmela ese hombre no me late, es mejor que no andes con el

– El gardenia, el apodo de un hombre por todos temido en aquella pequeña población. Paso el tiempo y Carmela seguía viéndose con aquel hombre, esa noche se encontraban las amigas en la parte trasera de la casa esperando el gardenia de entre la oscuridad.

Toña: mira que este hombre no llega y ya es muy tarde

Carmela: ¡cállate!, escuchas eso, es un caballo y ya viene llegando

Y de entre la nada salio un caballo en donde venia aquel hombre, las mujeres sintieron algo extraño que las hizo ponerse muy nerviosas

Toña: ¡Carmela! es El gardenia

fatasmaEl gardenia: ¡Carmela vengo por ti! te voy a llevar conmigo

Carmela: ¡No! yo no me voy contigo

El gardenia: Como que no, te voy a llevar conmigo

– Toñita quedo inmóvil de miedo, al ver que la mirada de aquel hombre, deslumbraba fuego, la mujer logro safar los brazos de el Gardenia a su amiga Carmela, se interpuso entre los dos al mismo tiempo que decía,

Toñita: Gardenia por dios santo déjenos en paz

– Cuando toñita hizo la forma de la cruz en sus manos, para suplicarle clemencia al gardenia. Al hombre le brillaron más los ojos y este desapareció en la oscuridad

Toñita: ¡Hay carmelita! Viste eso, ese no era El gardenia, era el mismo demonio que venía por ti

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: