Tierra de muerto

Don pancho Hernández Ocampo y su hijo Manuel vivían en la ciudad de Santa Ursula pero con frecuencia iban a Lima ya que Emanuel estaba locamente enamorado de la hija adinerada de un comerciante, aunque la muchacha siempre se mostraba indiferente el viejo pancho nunca desanimaba a su hijo ya que su ambición era verlo casado con aquella joven para salir de sus deudas ya que el viejo bebía mucho, le gustaban las apuestas, ya se había endeudado con muchas personas, su única salvación sería el matrimonio de su hijo.
Poco después llegaron a Lima y el viejo se traslado con su hijo a una casa de confianza para luego llevar acabo su plan, estaba seguro que aquella idea que había tenido su hijo conseguiría enamorar a la joven y así conseguiría que las deudas que tenia podrían solucionarse.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: