Leyendas urbanas

Leyendas urbanas de brujas y el chamuco. El chamuco. El chamuco apareció en una conocida discoteca por el año 1960, hizo sembrar el terror entre toda la gente que estaba presente, salió en todos los medios de comunicación, haciendo que todos los jóvenes que habitualmente acudían a las discotecas a bailar guardaran respeto y no fueran más.
Poco a poco la gente empezó a acudir a los centros nocturnos, donde había buen ambiente y música a raudales, los jóvenes acudían cada vez más y más. Los centros más conocidos eran La Ronda, el Wikiki y Los Cocos. Todo comenzó en los Cocos, cuando una noche normal apareció un chico, gritando, en la Ronda ha aparecido Satán, pero nadie le creía, lo normal era pensar que ese chico estuviera loco, sin embargo, la gente vio salir corriendo de la discoteca La Ronda a mucha gente, histéricas perdidas.
Leyendas urbanasLas personas que fueron a ver qué es lo que realmente ocurría, vieron que una persona bastante elegante sacó a una chica a bailar, ella aceptó, y estuvieron bailando durante bastante rato, sin embargo cuando dieron las 12, esa persona empezó a transformarse, y empezaron a salirle cuernos de la cabeza, cambió su color de piel, y sacaba humo por el cuerpo, algunas personas afirman que se creó una especie de humareda que hizo que nadie viera nada más, otros dicen que el chamuco se llevó a la chica.

La bruja. Un señor que cayó enamorado por completo de una chica muy guapa, sin embargo, un buen día el hombre fue al bar, y le dijeron que la chica que le gustaba era una bruja, y que por la noche era capaz de convertirse en cualquier espectro maligno, y además le aconsejaron de que lo comprobara por sus propios medios y la espiara, para así ver si era cierto o no.
El hombre decidió ponerse a ello, y la espió durante toda la noche, aunque el sueño empezaba a apoderarse de él, y se quedó dormido, preso de no saber qué hacer al no ver nada, decidió ir a hablar con una señora que entendía de rituales y cosas de brujas. Ella le dijo que lo mejor sería ponerle un escapulario y que cuando la chica se quitara el cuerpo de mujer para transformarse, que a la vestimenta le echara un poco de sal.
Así fue, el hombre se puso manos a la obra, y le puso un escapulario, cuando la chica se levanto fue hasta un árbol, y ahí se quitó el cuero y se convirtió en una lecha, el hombre esperó hasta que se fuera, y le echó sal en la ropa.
Cuando la mujer volvió y se puso el cuero, empezó a revolcarse y fallecio, cuando la gente pasa por ese lugar al lado del árbol, aparece la bruja llorando y se escuchan lamentos.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: