Leyendas infantiles

by Cuentista on 21/04/2013

 

Leyendas infantilesEl color del cuervo. Hace muchos años las aves que estaban en el cielo se diferenciaban en especie, pero no en color, todas eran de color blanco y les gustaba ser así, pero por ejemplo a veces no podían reconocerse entre ellas y las madres a sus crías las confundían, por eso es que un día Milano que era un pájaro muy juguetón se puso a inventar un tinte con hierbas y se lo pasó por encima, logró quedar de color marrón.

Todas las aves del mundo vinieron a él para poder cambiar su aspecto y se bañaron en tintes de todos los colores, algunas salpicadas, otras con más de un color, se veían muy bien, cuando llegó la noche Milano estaba demasiado cansado por todo el trabajo y se fue a dormir, pero tocó su puerta el cuervo, quien le pidió que lo pinte también, él le dijo que no lo haría por el cansancio sin embargo insistió hasta que lo hizo, lo siguiente es que lo pintó bien lindo con varios colores, aunque en un descuido de sueño le volcó encima de tinta negra y así quedó para siempre, no hubo forma de quitársela.

 

Leyendas infantilesEl conejo en la luna. Un día como cualquier otro, el Dios Quetzalcóatl decide en su forma humana salir a caminar por la tierra, entonces es donde le comienza a dar hambre y se encuentra con un conejo pequeño, él estaba comiendo Zacate, entonces Quetzalcóatl le dice que tiene hambre y el conejo le intenta dar para que coma lo mismo que él, pero el Dios le comenta que no come eso, por esto es que se iba a morir de hambre, al ver el conejito esta situación le dice que él solo es un simple animalito, pero si quería podía saciar su hambre comiéndoselo.

Este acto de entrega y total humildad le resultó muy conmovedor al Dios, por eso es que lo levantó tan alto hasta la luna en donde plasmó su imagen, luego de nuevo lo llevó a la tierra y le dijo que tal vez era muy pequeño, pero que no había hombre en la tierra que ahora no pudiera ver su acto de valentía, ya que su silueta estaría por siempre dibujada en la luna y luego lo dejó ir.

Leave a Comment

LEYENDA ANTERIOR:

SIGUIENTE LEYENDA: