Leyendas de terror mexicanas

La mano peluda. Durante el año de 1908 estuvo Puebla llena de casas de empeño, el señor Horta tenía una que la manejaba junto a su mujer, sin embargo se decía que él no era un buen hombre, incluso jamás había hecho algo para ayudar a los demás, el tema es que cada vez que alguien pasaba por su local decía de maldición que ojalá Dios le saque la mano que estaba repleta de anillos lujosos en cada dedo, también tenía mucho bello en todo el cuerpo.

Leyendas de terror mexicanasEl día que él murió se dice que su mano se puso de color negra y toda repleta de pelos como si se tratara de la mano de un mono, el hombre que lo enterró comentaba que quería salirse del ataúd la mano del difunto y luego transcurrió la fea historia de que por las noches trepaba las murallas del cementerio y se tiraba encima de alguien que estuviera pasando hasta que éste llegara a la muerte.

——-

Un hombre se encontraba en un estado de México cazando cuando se hizo de noche y decidió frenar para descansar un poco ya que se sentía muy cansado luego de tanto caminar, él encontró una cobija y no dudó en taparse con ella para resguardarse del frío, el problema es que cada vez que se tapada, se destapaba inmediatamente en alguna parte, ya sean los pies, los brazos, el cuerpo o lo que sea, una y otra vez lo intentó sin remedio alguno, hasta que se levantó a los gritos de no entender que sucedía.

Leyendas de terror mexicanasCuando se levantó la manta quedó hecha toda una bola en el piso, pero con un bulto debajo que no tenía idea de que se trataba, entonces la levantó y logró ver cuernos que salían de un agujero, siendo que antes no estaba allí, siguió tomando los cuernos y entonces apareció el mismo Diablo para reírse de él, salió corriendo del lugar y desde entonces nadie volvió a visitarlo ni siquiera para cazar.