Leyendas de mexico cortos

Hace muchos años llegó un hombre va vivir la ciudad de Guadalajara, era una persona muy rara, nadie lo conocía ni había hablado con él, siempre vestía de negro y sólo lo veían salir de noche.
Después de que este hombre llegó a vivir aquí, se encontraban animales muertos y todos tenían dos hoyitos en el cuello, y los dejaban secos, sin una sola gota de sangre. La gente escuchaba las noticias de los animales muertos pero no le tomaban mucha importancia, fue hasta que aparte de animales empezaron hallar también cuerpos de jóvenes, quienes por lo regular andaban en la madrugada en las calles y también tenían esos orificios en el cuello, todos comenzaron a pensar que había un vampiro en la ciudad que lea chupaba la sangre.
Los padres de familia se preocuparon por sus vidas y las de sus hijos, organizaron un grupo para atrapar a este supuesto vampiro y dejara de haber más muertes.
Como por lo regular estos actos eran cerca de la antigua plaza de toros, decidieron esconderse cerca de ahí, mandaron a un hombre sólo para que llamará la atención del vampiro, y así pasó, cuando el vampiro llegó y estaba apuntó de clavarle los colmillos salió la gente que estaba escondida y con una malla lo atraparon.
Un gitano les aconsejo que le encajaran una estaca de madera de árbol verde, sólo así lo matarían y que después lo llevaran a enterrar a un panteón, lo llevaron al panteón de Belén y le colocaron una lápida de cemento muy grande encima para que no se saliera.
Leyendas de mexico cortosAl día siguiente fueron a ver la tumba donde estaba el vampiro y se dieron cuenta que la estaca de la noche a la mañana se había convertido en un enorme árbol que rompió la lápida de cemento. Dice la gente que cuando el árbol rompa completamente la tumba el vampiro regresara a chupar la sangre de más personas y que sí cortas una rama del árbol, el árbol derrama sangre.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: