Leyendas de dia de muertos para niños

by Cuentista on 15/03/2013

Leyendas de dia de muertos para niñosEl palacio embrujado. Había un antiguo palacio en lo más alto de la montaña, en el cual nadie se atrevía a acercarse, un grupo de chicos entre 10 y 15 años decidieron ir a explorar la zona, creían que por acercarse y ver lo que pasaba realmente allí se convertirían en lo más popular del pueblo.
El caso es que ese pueblo vivía aterrorizado desde hacía tiempo por ese simple palacio, en el cual sucedían unos casos muy extraños. Todas las noches las luces de las ventanas se encendían, sin embargo, según los más viejos del lugar, ese palacio llevaba años y años deshabitado.
No lo pensaron 2 veces y decidieron irse a la aventura, llevaban todo lo necesario, cámaras de fotos, brújulas, etc. Uno de ellos era el que tiraba del grupo, puesto que era el más atrevido de todos, sin embargo, cuando solamente quedaban unos pocos metros para llegar a la verja principal del palacio, oyeron un ruido por detrás.
La noche era oscura, apenas se veía nada, y solo se oía a los búhos cantar, de pronto ese sonido se tradujo en unas luces, como si fuera de un coche, los chavales asustados por completo no sabían dónde ir, pero de pronto esas luces se apagaron, y decidieron salir corriendo.

Leyendas de dia de muertos para niñosCarretera fantasma. En una pequeña localidad de España existía una carretera muy sin embargo por causas inexplicables un día dejaron de pasar vehículos. En esa localidad algo se rumoreaba, sin embargo nadie quería hablar del tema. Un buen día una familia con sus 2 hijos fueron a pasar el día a esa localidad, una vez llegaron decidieron poner rumbo hacia lo alto de la montaña para poder apreciar las vistas del valle, sin embargo, cuando estaban en el restaurante justo a punto de marchar, el camarero les oyó, vio como estaban hablando sobre qué camino tomar y aturdido se acercó.

El camarero les dijo que mejor no fueran por ahí, que hacía pocos días por esa carretera su padre habia perdido la vida a causa de un tractor. La familia un poco confusa pensó que sería casualidad y que a ellos no tendría por qué pasarles nada. Emprendieron su rumbo omitiendo las indicaciones del buen camarero. Estaba anocheciendo y el vehículo iba justo de combustible, las gasolineras de la carretera hacía tiempo que ya habían dejado de estar en funcionamiento, el camarero dio aviso a la Guardia Civil para que fueran a buscarlos, sabía de primera mano el peligro que corrían. A día de hoy, esa familia no ha aparecido todavía.

Leave a Comment

LEYENDA ANTERIOR:

SIGUIENTE LEYENDA: