Leyendas de brujas

La bruja de BlairLa bruja de Blair. Leyenda de La bruja de Blair. Mucho se habla sobre la bruja de Blair. ¿Quién fue ella? ¿Un mito o una realidad?
Todo comienza en el viejo pueblo de Blair, actualmente llamado Burkittsville, en febrero de 1785. Elly Kedward, una anciana, convenció a unos pequeños para que fueran a su casa, estos cayeron en el engaño, les saco sangre y los dejo ir.
Los niños regresaron a casa y se lo contaron a sus padres, les enseñaron las marcas que les había dejado la anciana y estos no dudaron en informar al pueblo de lo sucedido.
El pueblo la atrapo y fue acusada de brujería, una práctica prohibida por las leyes del pueblo, así que, tuvo que ser expulsada de este por su crimen.
Era la época de invierno. Elly Kedward, fue atada a una carretilla y lanzada a los fríos bosques, en donde cualquier persona que pasara el invierno en ellos sin ningún tipo de provisión, abrigo y refugio podía darse por muerto.
Los pueblerinos regresaron a sus vidas de tranquilidad, pero no por mucho tiempo. Al año siguiente, la hija del magistrado desapareció sin dejar rastro alguno. Una semana después, desapareció también la persona que la acuso junto con los niños. Para el final del invierno, la mitad de los niños del pueblo habían desaparecido, no había huellas ni señal alguna.
Los pueblerinos temían por sus hijos y sus vidas, tenían miedo a que les fuera arrojada una maldición y todos huyeron del lugar.
Años después, se sabe sobre lo ocurrido en el pueblo de Blair, que fue una gran oportunidad para escritores y periodistas. En 1809 se publica un libro. El pueblo vuelve a ser habitado, se funda con el nombre de Burkittsville. En donde la paz reino por un buen tiempo hasta que volvieron a hacerse presente la desaparición de varias personas.

Esta es una de varias versiones que existen.

Las brujas de Salem
Esta historia se da en Salem, un poblado en Massachusetts en Estados Unidos. Comienza en el año de 1692, época en donde la inquisición castigaba a todos aquellos que eran considerados herejes sin importar edades, razas y géneros.
Una época en donde cualquier persona que recibiera al menos una sola acusación de brujería, era mandada a la horca sin oportunidad de defenderse.
En la casa de una familia rica, había una sirvienta que cuidaba a dos lindas niñas, quienes disfrutaban que les contaran historias de terror, fantasmas y brujas. Contar este tipo de relatos, era juzgado como un crimen en Salem, pero la sirvienta, complacía a las pequeñas con aterradores cuentos.
Esta sirvienta, aparte de contar muy buenas historias, presagiaba el futuro y leía las yemas de los huevos.
Las niñas empezaron a comportarse de manera extraña, lloraban sin razón alguna y sufrían sonambulismo entro otros raros síntomas. Fueron atendidas por un doctor y este no encontró la razón de sus comportamientos y como diagnostico final, dijo que las niñas habían sido embrujadas.
Las niñas fueron interrogadas por un sinfín de personas y declararon que la sirvienta había sido la culpable, pero esta confesó que su esposo, les había dado de comer un pastel de jengibre con orines de niño y les entrego aparte una libreta con las direcciones de las brujas y brujos de Salem. Fue entonces cuando se desato una salvaje casería donde murió mucha gente inocente que fue acusada de brujería y la mayoría de esas personas era de un estatus económico muy pobre. Las niñas, quienes tenían comportamientos muy extraños, fueron quienes acusaron de brujería a la mayoría de las personas que fueron cruelmente asesinadas. Fueron las principales causantes de tantas muertes.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: