Leyenda el puente del diablo

Cuando un trabajador tuvo que construir un puente y realmente no llegaba a hacerlo con el tiempo de la entrega que le habían impuesto, él hizo un pacto con el Diablo, en el mismo decía que terminarían el puente a tiempo, debía estar completo y entonces así se llevaría el alma del constructor, las malas lenguas tuvieron que callarse cuando encontraron terminado el trabajo, sin embargo cuando el rey de las tinieblas quiso cobrar su alma, le resaltó el constructor de que la capilla a San Miguel no había sido construida, por lo tanto no podía quedarse con el alma.