Leyenda del niño del puente de Ovando

Cuenta una leyenda que se ha hecho muy popular en el estado de Puebla que dice que uno debe tener especial cuidado cuando circula de noche cerca del puente de Ovando, dicen que en ese lugar hace un tiempo sucedió algo espantoso, un hombre volvía de una parranda y decidió tomar el puente para llegar a su casa, cuando estaba por terminar de cruzarlo comenzó a oír el llanto de un bebe proveniente de abajo del puente, entonces apurado decidió ira a agarrar al bebe para calmarlo y ayudarlo, pasado un momento el bebe dejó de llorar e inmediatamente le pregunto al hombre “¿Señor, sabe que ya tengo dientes?. El hombre vio horrorizado como el niño comenzó a sonreír con una risa perversa, en lugar de dientes tenía una especie de colmillos puntiagudos en toda la boca, el hombre dejo al bebe allí y salió corriendo alertando a todos los que se cruzaban en su camino que nunca visiten el pueblo de noche.