Leyenda de la luna

Leyenda de la lunaEsta cuenta la leyenda de una bella joven que se sacrifico por salvar a su pueblo.

En su pueblo durante el día todo era felicidad, el sol brillaba en el cielo, y al caer la noche desaparecía su luz y se llenaba de obscuridad.
Durante la noche todos en el pueblo tenían miedo, no tenían la luz del sol para protegerlos, y es por eso que vivían en miedo durante las noches.

Una noche, un puma llego al pueblo, y causo temor entre todos sus habitantes, pero una noche un bella joven decidió enfrentarlo, mientras todos los habitantes corrían ella se quedo firme, el puma al observar esto decidió ir tras ella, ella corrió y corrió durante dos días, alejando al puma de su pueblo, al tercer día durante la noche el puma por fin la alcanzo, pero ella no estaba triste, ella sabía que había cumplido su meta, la cual era alejar al puma de su pueblo.

Cuando el puma se lanzo hacia ella, ella cerró sus ojos, y sin darse cuenta comenzó a elevarse, se elevo hasta alcanzar las estrellas, y se convirtió en una nueva luz durante la noche, la luna, desde donde podía cubrir con su luz a todos en su pueblo.

La leyenda de la luna nueva
luna nuevaLa leyenda de la luna nueva es una hermosa leyenda Nahuatl, una leyenda tan antigua como los primeros pobladores de estas tierras y en ella se cuenta el origen de la luna que hoy conocemos, la cual no siempre fue así, sino que en un principio era completamente distinta y carecía de su hermosa luz plateada. Todo comienza cuando la diosa de la luna Coyolxauhqui decide elegir de dama de compañía a la hermosa Metztli, una doncella de aspecto increíble, la misma poseía un brillo plateado que alumbraba todas las cosas que la rodeaban. Así pues pasaban las dos juntas todos los días, puesto que la diosa disfrutaba mucho de la compañía de joven y permitía que fuera ella la única que la acompañase a cualquier lugar al que se dirigía, ella era realmente feliz y por su parte Metzli también disfrutaba mucho sirviendo, adornando y acompañando a su señora.

Por otro lado, había un joven guerrero plateado que se llamaba Cuetlachtli, él era un líder muy amado y respetado por sus pares, siempre recorría los campos cazando en compañía de una tropa de leales guerreros. Metzli siempre aprovechaba las noches para asomarse a bailar entre las montañas, dejando que su hermoso brillo bañara todo el valle. Así fue como un día el joven guerrero llego una noche a unos paramos junto con sus acompañantes, pero ese día Cuetlachtli notó algo extraño, pudo ver la luz extraña que aparecía por entre las montañas, así que se decidió a averiguar el origen de aquel misterio, sin avisarle a ninguno de sus leales guerreros se aventuró por su cuenta a subir a la montaña, lo que descubrió al llegar lo dejó sin aliento. El origen del misterioso resplandor era una hermosa joven de belleza incomparable, cuando se vieron ambos quedaron completamente enamorados y lo único que pudo oírse en ese momento fue el latir del corazón de ambos, retumbando por todo el valle.

Aconteció que en los días sucesivos los enamorados comenzaron a verse todas las noches, el aprovechaba cada ocasión para cantarle las más hermosas canciones a su amada, ella por su parte acariciaba y bañaba a su guerrero con su hermosa luz plateada, los días sucesivos se continuaron del mismo modo, el dejaba a sus guerreros para escapar con su amada en las noches y juntos se amaban bajo el cielo estrellado. Pero la desgracia aconteció, resulta que la diosa Coyolxauhqui pereció a manos de su hermano guerrero y éste lanzó su cabeza al cielo, allí permanecía la luna oscura y distante, esta situación partió el corazón de la joven Metzli y decidió que no podía vivir una vida dichosa mientras su señora sufría aquel destino. Entonces se despidió de su amor y se fue con su luz al cielo, a vivir por siempre unida a la luna, así fue como la luna obtuvo aquel brillo hermoso que aún hoy conserva.

El guerrero Cuetlachtli no pudo aguantar el dolor de la partida de su amada, por eso todas las noches se dirigía a un punto en donde poder cantarle a su amada, junto con sus guerreros le dedicaban a la luna las mejores canciones heroicas que ellos conocían. Los dioses al ver esta situación se apiadaron del guerrero y lo convirtieron en el lobo Mexicano, también conocido por su original nombre Cuetlachtli. Desde aquellos tiempos el lobo le canta a la luna con la esperanza de volver a ver a su amor, los dioses permitieron que una vez al mes la joven Metzli baje a encontrarse con su enamorado, por eso una vez al mes la luna no brilla, esa misma noche el lobo no canta, esa noche es el reencuentro de los enamorados.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: