Leyenda de amor japonesa

Según la leyenda japonesa, las personas que están destinadas a estar juntas están unidas con un hilo rojo que está amarrado a su dedo meñique y el otro extremo a la persona con la cual deben estar.
Cuenta la leyenda que un día un joven príncipe mando a traer a la hechicera más poderosa del reino, decían que ella tenía la habilidad para ver los hilos rojos, y así decir quienes debería estar juntos Cuando la hechicera llega, el joven príncipe le dijo que lo llevara con la persona a la cual él estaba atado. La hechicera acepto y comenzó a seguir el hilo hasta llegar a un mercado, hay encontró a un mujer pobre la cual llevaba una niña en brazos.
La hechicera le pidió que se levantara, en ese momento le dijo al príncipe que ese era el final de su hilo, el príncipe al ver a la mujer, enfurecido la empujo, provocando que la bebe que llevaba en brazos se cayera y se lastimara la frente, ordeno que sus guardias se llevaran a la hechicera, pensando que era una burla porque él no podía estar destinado a estar con una mujer pobre.
Pasaron los años y el príncipe estaba a punto de convertirse en rey, pero antes debía casarse. Su padre le dijo que se casara con la hija del mejor general y el príncipe acepto. Ese mismo día mandaron a llama al general y a su hija, ella entro con un hermosa vestido y un sombrero, al removerlo observo como tenía una cicatriz en la frente, en ese momento se dio cuenta que la hechicera no le había mentido.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: