Las pinturas de Flamacordis

Las pinturas en el templo de Flamacordis. Una tarde llegó un indito al templo, recién había sido construido entonces nadie podía quedarse dentro, pero los frailes dejaron que se quedara solo por una noche a dormir dentro, él se quedó completamente solo, en la mañana cuando fueron a despertarlo, entraron en el lugar y ya no había nadie, la única diferencia es que estaban todas las pinturas echas, sin embargo no había forma de que él las pudiera hacer tan rápido y solo, por eso dicen que las pinturas son nada menos que un milagro del templo, ni siquiera este indito tenía las pinturas, ni las cosas necesarias para poder pintar todo lo que hoy en día se puede ahí apreciar.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: