La momia viviente

Un hombre viajaba desde Estados Unidos para ver las maravillas del pueblo de Guanajuato, fue al museo de momias y una de ellas no estaba en su sitio, cosa que no le extrañó porque había muchas razones por las cuales podía ser que la hayan sacado, de camino a casa se atraveso una mujer y freno muy brusco, la levantó y cuando lo hizo ella agradeció, pero entonces uno de sus dedos se le salió y el mismo se convirtió de inmediato en hueso, esto significaba que había salvado de ser atropellada a la momia que faltaba en el museo, la cual andaba suelta por la ciudad.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: